Cerrajeros a Domicilio
Siempre poseer las que se consideran en el mercado las mejores cerraduras y más seguras nos genera confianza al momento de querer cubrir nuestros bienes, nuestra familia, y nuestro negocio con este tipo de mecanismos.
La verdad es que cada ser humano quiere mantenerse resguardado y mantener a todo su alrededor de la misma forma, es por esto que el primer consejo en estas líneas va hacia esa dirección: es necesario que siempre pienses y te preocupes por tu seguridad y emplees mecanismos o sistemas que lleven a un estado más seguro generalmente hablando.
El problema de lo anteriormente expuesto se va a dar el día en que empiece a deteriorarse la chapa o simplemente extraviemos la llave y no hayamos sacado una copia, es un descuido, a todos nos puede pasar.
Por eso lo primero sobre lo cual debes estar seguro es que no queda ninguna otra opción más que la de forzar la chapa o dicho de manera formal desinstalarla.
Sin embargo, si consideras que lo mejor es llamar a un cerrajero experto y de confianza te invito a que lo hagas, nunca está de más, pero seguramente hará algo muy parecido a lo que a continuación te expondré para abrir la puerta sin una llave.
La primera forma que puedes utilizar es mediante una llamada llave bumping, que consiste básicamente en una llave muy especial para estos casos, y una segunda herramienta que tiene como función principal la de realizar el golpeo necesario para hacer fuerza, llámese destornillador, martillo, o porra.
La llave va a conseguir forzar los cilindros que vienen con la cerradura de forma estándar, sin causar mayor daño, siempre que vayamos directamente a los pistones, y esto conllevar a la separación de los contrapistones, permitiendo de esta forma realizar el giro deseado.
Realizar el empleo de una llave hexagonal: Este método necesariamente funcionara solo si estamos en presencia de una puerta de las llamadas de interior, debido a que podremos abrirla si la perilla o pomo posee un hueco u agujero muy pequeño y de forma circular en su parte central.
En el caso de que se haya cerrado con el pestillo adentro, tenemos la opción de abrirla realizar el empleo de una llave Allen, llamada también hexagonal. Puedes identificar fácilmente estas llaves ya que tienen forma de L, y si las miramos por todos los lados, encontraremos que posee 6 lados.
Para abrir la puerta sencillamente debemos introducir la llave en el hueco de forma recta, y luego debemos sacarla y meterla hasta que podamos sentir que se ha enganchado a algo adentro. Acto seguido, se podrá girar esta llave y se conseguirá abrir la puerta.
Finalmente, la famosa utilización de la tarjeta de crédito, seguramente has escuchado de su empleo, y consiste básicamente en deslizar a lo largo esta tarjeta en el agujero que existe entre el marco donde se encuentra la puerta y los seguros de la chama, justo por encima de la cerradura.
Vamos a torcer la tarjeta hacia abajo, intentando colocarla justo detrás del pestillo de la chapa, tomando en consideración que la misma debe quedar perpendicular a la puerta como tal. Acto seguido, simplemente vamos a mover la tarjeta hacia nuestra posición como sacándola, mientras se gira la manilla de la puerta.
En las puertas modernas este procedimiento es casi inútil. Consejos de utilidad:

[Total:0    Promedio:0/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!